InglesCoruña.com

El Blog de las academias Innova English School

La importancia de reírse por no saber idiomas

Desconocer el idioma de tu interlocutor es un marco perfecto para las bromas, chistes o malentendidos graciosos.  De ahí la importancia de tomarse con sentido del humor su aprendizaje, al menos en parte, porque de esta manera alivias la práctica diaria y te atreves a lanzarte un poco más con el speaking, espantando la aparición de la “vergüenza ajena” tan española.

Quien mejor que tú para reírse de ti :-)

Uno de los grupos emblemáticos contemporáneo del humor inteligente, les Luthier, hace una divertida parodia con los idiomas como fondo, entrevistando a un grupo británico.

¡Espero que lo disfrutéis!*

*y ya sé que esto nunca os pasaría a vosotros …  ;-)

 

Beneficios de aprender un segundo idioma

 

language-learning

Aprender un segundo idioma no sólo te resultará útil para menorar tu cv, acceder a un puesto de trabajo o viajar por el extranjero sin problemas para entenderse. Además tiene poderosos efectos sobre el cerebro, según demuestran recientes estudios científicos. Los neurólogos recomiendan aprender una lengua extranjera para mejorar la salud cerebral, retrasar la aparición de enfermedades como el alzheimer, adquirir mayor capacidad de concentración y rejuvenecer el sistema auditivo.

Plasticidad cerebral. Tras examinar a 105 personas de las que 80 eran bilingües, científicos del University College de Londres (Reino Unido) detectaron que conocer un segundo idioma modifica de manera positiva la estructura del cerebro, en concreto el área que procesa información. En particular, mejora la llamada plasticidad cerebral, potenciando el aprendizaje y la memoria. Su conclusión fue que aprender otro idioma altera la estructura cerebral, en concreto el área que procesa información. Desde la Universidad de York, en Canadá, señalan que aprender un nuevo idioma, por ejemplo el inglés, bastaría para conseguir una mayor rapidez cognitiva.

Retrasa los síntomas del Alzheimer. Ellen Bialystok, profesora de Psicología de la Universidad de York en Toronto (Canadá), realizó un estudio con 450 pacientes con Alzheimer, la mitad de los cuáles había hablado dos lenguas la mayor parte de su vida, mientras el resto sólo manejaba una. Bialystok encontró que las personas que hablaban más de un idioma  pueden retrasar los síntomas del alzhéimer hasta cinco años.

Mayor capacidad de concentración. De acuerdo con una investigación publicada el año pasado en la revista Psychological Science, los niños que aprenden más de un idioma tienen más capacidad de concentrarse y focalizar su atención, ignorando las interferencias que pueden distraerlos.

Gimnasia neuronal. Cuando una persona cambia de un idioma a otro está ejercitando su cerebro, según ha podido comprobar Judith Kroll, del Centro de Ciencia del Lenguaje de la Universidad Penn State (EE UU). Esta “gimnasia cerebral” le permite manejarse mejor en situaciones de multitarea, es decir, trabajar en varios proyectos al mismo tiempo. Los expertos coinciden en que los trabajadores que muestran en sus currículums que hablan el inglés u otra lengua están más capacitados para el trabajo en equipo y asumen mejor las responsabilidades. Aprender un idioma es una de las gimnasias más completas, porque se activa la memoria y se crean nuevas conexiones al cambiar de un idioma a otro. Así, funciones como el lenguaje quedan activas, al igual que otras como el raciocinio, el juicio, la abstracción o la capacidad de cálculo. La gimnasia comienza desde la primera lección.

 

 

FRUSTRACION ANTE EL APRENDIZAJE DE IDIOMAS

Muchas veces nos pasamos semanas, meses e incluso años preparando un examen. Puede ser un examen de esa asignatura complicada de la carrera, el examen de oposiciones, selectividad o aprender inglés. Cualquier examen que para nosotros sea importante aprobar requiere mucho esfuerzo, dedicación y concentración. Luego nos presentamos pensando que lo hemos dado todo, que lo tenemos muy bien preparado y al final, al ver la nota, pensamos que no ha servido para nada todo nuestro trabajo, nos sumimos en una profunda frustración y nos empezamos a plantear si queremos o no volvernos a presentar.

Desde aquí os queremos decir que la frustración sólo sirve para haceros más fuertes. En el aprendizaje de idiomas, lo importante no es el tiempo que se le haya dedicado o de si se sabe o no la gramática, sino muchas veces es cuestión de entender lo que está escrito o lo que te están diciendo, por ejemplo es un examen de listening de inglés. Da igual que en vez de diez horas le hubiéramos dedicado cuarenta por que el resultado no iba a variar demasiado.

Lo importante es saber combatir la frustración, ser capaces de dejarla a un lado y seguir con nuestro aprendizaje. Por ello, y porque sabemos que en el aprendizaje de idiomas la frustración juega malas pasadas, os vamos a dar unos consejos para saber evitarla.

1) Se automático. Decide lo que quieres conseguir, Read More